Sensibilidad y fortaleza cualidades de un trabajador social

Escrito por ODETTE ELENA RAMOS COLÁtrabajadoresociales.jpgS

Históricamente el trabajo social de salud en Santiago de Cuba ha sido reconocido por su destacada labor en el país. Fue esta la primera provincia que formó el mayor número de trabajadores sociales en esta especialidad, de tal modo que nosotros hoy un contingente de aproximadamente 80 santiagueros prestan el servicio en La Habana.

“Nosotros tenemos mucho que agradecer a Vilma Espín, pues en el año 95 cuando aún no existían las tecnologías de la salud, ella fue una de las gestoras de los cursos para graduar técnicos en trabajo social de salud.

“Fueron tres años de estudio, y un año luego de graduarnos, en el 1999 pudimos hacer la licenciatura en sociología con especialización en trabajo social, gracias a ella también. Posteriormente logramos la formación del tecnólogo de la salud, que es un profesional, licenciado, más integral con una fusión de la especialidad trabajo social y terapia ocupacional”, dijo la Lic. Madelín Carrazana, especialista principal de trabajo social del policlínico Armando García, del municipio cabecera.

Son varios los retos que tienen estos especialistas luego de casi dos décadas al servicio del pueblo santiaguero. Entre ellos, poder satisfacer todas las necesidades que demanda la población de riego: niños, embarazadas, adultos mayores, enfermos mentales, etc.; llegar a cada rincón donde se les necesite en las comunidades; así como atender adecuadamente las demandas de cada caso.

Los trabajadores sociales de la salud en Santiago de Cuba ofrecen un servicio que no discrimina, pues entre sus principios básicos, académicos y metodológicos, al decir de Carrazana se encuentra la aceptación del paciente tal y como es, precisamente porque la población que requiere de sus prestaciones es la más vulnerable y necesitada, que no cuenta con los recursos para resolver sus problemas.

“Nosotros estamos ahí para orientarlos, conducirlos, y ayudarlos incluso a reconocer sus potencialidades. Sentimos mucho amor por esta profesión, estamos acostumbrados a sentir los problemas como propios, en nuestra propia carme. De no ser así no podemos ayudar a las personas.

“Es cierto que pasamos trabajo, que tenemos que caminar bastante para tocar los problemas con las manos para poderlos resolver, y gestionar la solución de los mismos. Tenemos que saber escuchar a las personas para orientarlos bien, y para que se sientan a gusto y complacidos con nuestros servicios”, argumentó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s