Necesidad, posibilidad y realidad de un periodismo nuevo #Cuba

Santiago Arde

Un verdadero alarde de la democracia electrónica, inaugurada, vaya casualidad, por el primer presidente de la televisión, J. F. Kennedy, en la misma época de la transmisión del juicio en Israel al genocida nazi de la «solución definitiva», del primer viaje al cosmos y de la invasión mercenaria a Girón.

Democracia coronada (¿otra casualidad?), por el primer presidente 2.0, Barack Obama, a quien sucedieron en vertiginoso ascenso de la tuiplomacy (diplomacia a través de twitter), connotados líderes de todas las geografías y posturas, para todo tipo de discurso, en 140 caracteres y en detrimento, por ejemplo, del editorialismo.

Ver la entrada original 604 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s