Qué podemos esperar de Trump.

pobrezaPor: Carlos Gonce Socías

Tras una más que polémica campaña electoral, el multimillonario Donald Trump, magnate del sector inmobiliario, con un imperio orientado a la construcción de casinos, hoteles y viviendas de lujo, ha resultado electo como el Presidente número 45 de los Estados Unidos. Con una ideología de ultraderecha, ¿Qué proyecciones se pueden esperar de Trump?

Pues resulta que las veleidades de Trump, lo han hecho hablar sobre Cuba de forma inconsecuente, demostrando que no conoce de la historia de las relaciones entre las dos naciones. Afirmó durante las primarias, que apoyaba la apertura hacia La Habana y semanas después le prometió a la mafia terrorista de origen cubano de Miami revocar las medidas ejecutivas aprobadas por Barack Obama si el gobierno de los Castro no restaura las libertades.

De acuerdo con sus declaraciones, sus supuestas prioridades hacia Cuba, cuando tome su asiento en la Sala Oval, serán los presos políticos, los fugitivos de la justicia norteamericana, la libertad política, religiosa y los derechos humanos en la Isla, todos temas en los que Estados Unidos tienen el techo de un cristal muy fino.

Estas cuestiones no son más que una muestra de como el ideario y la conducta singular del nuevo presidente imperial han abierto un periodo incierto, en gran medida porque las pocas propuestas políticas que ha formulado durante la campaña parecían responder más a una mercadotecnia populista que a un plan realizable; por ejemplo, es cuando menos dudoso que puedan llevarse a la práctica medidas como la deportación de millones de inmigrantes sin papeles o la construcción de un muro fronterizo. Por otra parte, medios tan importantes como The New York Times se muestran preocupados porque el nuevo presidente ignora la Constitución de su país y pretende ubicarse por encima de las leyes.

También es necesario tener en cuenta que los nombres que Trump ha anunciado desde su elección para integrar su gobierno son tan extremistas como sus propuestas electorales: niegan el impacto humano en el cambio climático, son detractores de la educación pública o enemigos declarados del Islam, por ejemplo.

Sobre toda esta base Donald Trump ha recurrido al lenguaje que mejor conoce, el de los negocios y el de las redes sociales, para declarar que si Cuba no mejora las condiciones del acuerdo por el que Washington y La Habana acercan posiciones desde hace casi dos años, en cuanto asuma la presidencia estadounidense lo dará por terminado, echando por tierra, o dañando significativamente la normalización de relaciones comenzada por Barack Obama.

Pero, de nuevo, resulta improbable que vaya a revertir todos los pasos, puesto que supondría un golpe fuerte a importantes intereses económicos estadounidenses, desde las grandes aerolíneas, que van a operar hasta 110 vuelos diarios a diferentes destinos cubanos antes de fin de año, hasta los agricultores que también presionan por hacer más negocios con el archipiélago.

En cuanto a nosotros, según recientes declaraciones de funcionarios de la cancillería, el gobierno cubano espera que la administración de Donald Trump reconozca los avances logrados entre ambos gobiernos desde el 17 de diciembre de 2014,  de modo que la tónica de diálogo respetuoso se mantenga por el bienestar bilateral y regional.

Tenemos la experiencia de medio siglo manejando la agresividad de los gobiernos estadounidenses, y estamos dispuestos al diálogo constructivo y respetuoso. Queda esperar a ver qué hace en definitiva Donald Trump cuando en unas horas asuma el cargo.

Aquí, nosotros, tranquilos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s