Unidad.

Fidel-mira-al-futuroSantiago de Cuba, la Ciudad de la Historia, desde diciembre de 2016 ya no es la misma.

Es que en suelo santiaguero reposan generales y soldados mambises, asaltantes al Moncada, luchadores clandestinos y de la Sierra Maestra, combatientes internacionalistas, científicos y artistas, y con ellos el Héroe Nacional Cubano, Apóstol de la Independencia de nuestra Nación José Martí. Pero desde aquella fecha, en una histórica integración, al lado del Maestro y al frente de tantos cubanos dignos está el continuador de la obra martiana: el invicto líder de la Revolución, Fidel Castro Ruz.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Esta unidad espacial de patriotas cubanos de diferentes épocas que se aprecia en la necrópolis patrimonial santiaguera, es un verdadero símbolo de la continuidad de los ideales libertarios, y de lo alcanzado en todos estos largos años de lucha, trabajo y creación.

Porque en la última etapa, desde los tiempos de la Sierra, y siguiendo los preceptos martianos, Fidel trabajó por unir a los revolucionarios, agrupados principalmente en el Movimiento 26 de Julio, el Directorio Revolucionario 13 de Marzo y el Partido Socialista Popular.

Luego del Triunfo, la creación de las Organizaciones Revolucionarias Integradas, ORI, en julio de 1961, luego del Partido Unido de la Revolución Socialista de Cuba, PURSC, en marzo del ‘62 y la refundación del Partido Comunista de Cuba con la constitución de su Comité Central en octubre del ‘65, fueron pasos de un movimiento continuo hacia la unión estratégica por la que siempre abogó Fidel.

Fidel-RaúlY es precisamente la unidad en torno al Partido y a su líder lo que ha garantizado la existencia misma y los logros del proyecto social cubano. Y no sólo en Cuba, pues Fidel influyó también en la coalición de las personas de bien que trabajan por el progreso de la humanidad en todas partes y en especial en Nuestra América.

Fidel siempre fue un luchador por los valores que no mueren, esas fueron las ideas que marcaron su rumbo, por eso mantiene una vigencia singular en el mundo actual, expresada en los muchos visitantes cubanos y foráneos que acuden a rendirle tributo. Reflexionar junto a Fidel y desde Fidel hoy es imprescindible para orientarse en las cambiantes condiciones del desarrollo del movimiento revolucionario y de esta nación porque, se ha dicho que él fue un líder profético capaz de viajar al futuro y regresar para contarnos los acontecimientos por venir.

Por eso Santiago de Cuba ya no es la misma desde diciembre de 2016. En ese momento la responsabilidad de custodiar y honrar a muchos de los artífices de la Nación, se engrandeció con la eterna presencia del forjador principal de la unidad de los cubanos por el bien de la Patria.

Ése fue su legado principal, la unidad de la que depende nuestra soberanía y nuestro futuro. La unidad que juntos, tenemos que defender.

 

Un emotivo mensaje del nieto de #Fidel #Cuba

not_863870_26_133813Mensaje escrito en el libro de visitantes del Cementerio de Santa Ifigenia, el pasado 25 de marzo, por el Dr. Fidel Castro Smirnov, profesor titular de la UCI, nieto del líder histórico de la Revolución Cubana.

Querido abuelo:

Ante todo quiero expresarte que esto no es una despedida. Junto a millones de cubanos, de revolucionarios dentro y fuera de Cuba, junto a tu familia, como nieto agradecido, nunca querré dejar ir al Comandante en Jefe, ni al padre de la Revolución, ni al más universal de todos los cubanos del siglo XX y XXI, ni al guerrillero, ni al entrañable amigo, ni al educador, ni al científico. ni al creador, ni al compañero, ni al invicto y eterno Fidel, ni a mi abuelo.Serássiempre mi guía, quien a diario me inspira y me motiva.

Escribiendo en este libro breves ideas, cumplo hoy un compromiso con el excelente colectivo de trabajo de Santa Ifigenia, con los compañeros de las FAR y el batallón de ceremonias. Todos ellos, quienes considero como mi familia, cumplen a diario con el esmerado deber de cuidarte y rendirte merecido homenaje. Mucho me reporta saber que continúas muy bien cuidado y rodeado de amor.

En cada visita, como bien sabes, no solo traigo la flor y el sentido homenaje de todos los que quisieron y no me pudieron acompañar; me sumo también a los miles que a diario vienen a presentarte un profundo respeto, infinita admiración y especial cariño. En cada visita a este lugar sagrado, me lleno de fuerza para enfrentar cada nuevo desafío, y uno de los principales (que cada vez me resulta más difícil): paliar el dolor indescriptible que me causa no poder estrechar tu mano, de no poder besarte, abrazarte, buscar y encontrar tu mirada, acompañarte, compartir peligros y desvelos, velar tus sueños, ayudarte en lo posible e imposible, preguntarte, cuidarte, bromear y sonreír juntos, de brindar contigo, de atenuar la ansiedad de verte en cada encuentro; de leer una nueva reflexión encendida, una oportuna llamada de atención, un nuevo y merecido jaque al adversario; de aprender de ti, de saber de ti; de escuchar tu susurro conspirativo, tus discursos apasionados, tus recuerdos e ilusiones, tus tiernos halagos ante cada modesto logro personal que con devoción te dedicaba, te dedico y te dedicaré.

Estas líneas constituyen un nuevo intento de abrazo y caricia escrita, un nuevo intento de expresar sentimientos inefables que brotan en mi desde que aprendí siendo muy niño a quererte, un franco desafío a la irreversibilidad de los procesos al acompañarte en tu reciente travesía, un nuevo intento consciente de disfrutar tu presencia, de llamarte, buscarte y encontrarte.

Hasta la próxima, hasta siempre,

Te abraza, te extraña, te besa, te acompaña, te cuida, te quiere, quien no se suelta de tu mano, tu nieto y amigo

Fidel Antonio Castro Smirnov

Santiago de Cuba 25 de marzo de 2017

(Tomado de CubaconAmalia)