El “heroísmo” del padre del violinista de Trump

pagina Sierra MaestraPor Orlando Guevara Núñez

Esta foto fue publicada en Santiago de Cuba, en los primeros días de enero de 1959. Otras muchas páginas dieron a conocer los rostros o cadáveres de hombre, mujeres, jóvenes casi niños, asesinados por la tiranía batistiana en esta ciudad, donde uno de los criminales, el comandante  Bonifacio Haza-padre del  mediocre  violinista de Donald Trump, era el jefe la policía.

Ese individuo, célebre por la persecución a los revolucionarios, por los crímenes, torturas y desaparición de santiagueros, participó  en el asesinato del  héroe de la lucha clandestina en esta ciudad, Frank País García y el también luchador clandestino Raúl Pujol, el 30 de julio de 1957. Para esa fecha, el esbirro era solo capitán. Trump seguirá cosechando derrotas, los cubanos seguiremos cimentando la victoria

La historia de la “víctima” del gobierno cubano, tergiversada por el presidente de los Estados Unidos, tiene detalles que deben conocerse por quienes a él lo escucharon en su reciente discurso anticubano.
En los momentos del asesinato de Frank País, quien con solo 22 años de edad era el máximo jefe del Movimiento Revolucionario 26 de Julio en el llano, estaba destacado en Santiago de Cuba el esbirro José María Salas Cañizares, conocido por los santiagueros y cubanos como “masacre”. A su cargo estaba la persecución de Frank.

En su libro Frank, entre el sol y la montaña, el también combatiente clandestino y del Ejército Rebelde, general de brigada William Gálvez Rodríguez, sintetiza aquel trágico momento.

“Masacre” a uno de su jauría:   “Yo me estaré moviendo alrededor de la zona y cualquier cosa me llaman por el carro, si no estoy, llaman a Haza, que también irá con nosotros. El nos espera en el Gobierno Provincial. Pero escuchan bien: a la más mínima señal de resistencia o fuga, la orden es fuego contra quien sea. Luego veremos”.

Después, el asesino, acompañado de otros dos de su misma calaña, se dirigió a recoger a otro de su misma especie, Bonifacio Haza. En el trayecto, “Masacre”  pregunta al capitán si ya escogió las casas que serán registradas.  Haza le responde afirmativamente. Comenzaba la operación; faltaban pocos minutos para las 4 de la tarde.

Ya totalmente cercados, Frank y Pujol deciden salir, tratando de pasar inadvertidos, pero son interceptados por un soldado. Al ser registrados, a Frank se le ocupa una pistola 38. Los dos son llevados ante los jefes. Y un delator, que había estudiado junto a Frank, lo identifica. De inmediato, el atropello. El cadáver de Frank País, presentaba 38 heridas de bala. A su lado, la pistola, para hacer creer a la opinión pública que se había rebelado y agredido a la autoridad. Era la justificación para el bárbaro asesinato. Mariano Randich, el delator, fue ajusticiado poco después.

Ya  a mediados de abril de 1956,  el  “héroe de Trump” había reprimido  a tiros a un grupo de estudiantes que, ante la Audiencia, pedían la libertad de sus compañeros juzgados. En esa ocasión, fue el asesino del Moncada, coronel Chaviano, quien dio la orden de represión. “Si usted lo ordena, así será”, contestó Haza. Y así lo hizo.

Dos estudiantes estaban heridos de gravedad. Y  ante el regocijo de otro esbirro por el  crimen, exclamaría Haza: “Brindemos por la mano fuerte del general Batista en Oriente, por nuestro querido coronel y futuro general Alberto del Río Chaviano”.

Ante la agresión a los estudiantes, la respuesta de los revolucionarios fue el combate, bajo la dirección de Frank País. El día 20 de abril de ese 1956, caían heridos Carlos Díaz y Orlando Carvajal. Recluidos en un hospital, fueron sacados y conducidos ante  un grupo de  militares asesinos, entre ellos Bonifacio Haza. Y los dos jóvenes fueron asesinados, luego de bárbaras torturas, entre éstas aplicación de alcohol puro en las heridas y pinchazos con punzones.

Luego, Bonifacio Haza, siguió su carrera y acrecentó su historial de torturas y crímenes. Hasta que llegó el triunfo de la Revolución.

Hace algún tiempo, entrevisté a un combatiente clandestino de Santiago de Cuba,  quien, rememorando el primer día de la victoria, se refirió a su encuentro, en plena calle, con Bonifacio Haza, aún armado. Su indignación fue tal, que se dirigió al esbirro para detenerlo. Sin embargo, Haza le replicó que los acuerdos de El Escandel, donde el mando militar del Moncada se había rendido ante el Comandante en Jefe Fidel Castro, establecía que los oficiales quedaban libres y armados.

Campos Miguel, aunque no podía entender esa libertad para quienes horas antes asesinaban a los revolucionarios y a la población, no lo tomó prisionero, pero lo despojó del arma. Confió en la justicia revolucionaria, anunciadora de que quienes no  eran responsables de ningún crimen, quedarían libres, pero los criminales serían juzgados y sancionados por los tribunales.

Los revolucionarios y el  pueblo actuaron con serenidad y ética. Y en esos primeros días de enero de 1959, el comandante Bonifacio Haza fue juzgado por un Tribunal Revolucionario y pagó por sus crímenes. Fue fusilado, junto a otros connotados asesinos.

No creo que el presidente de los Estados Unidos esté totalmente de espaldas a la historia de éste, uno de sus “héroes”  cubanos, padre de su violinista, catalogado también como víctima. El hijo no fue culpable de los crímenes de su padre, pero la verdad no puede falsificarse  y mucho menos en ara de intereses mezquinos.

En Cuba, muchos hijos de militares o civiles que fueron castigados por sus crímenes, han gozado y gozan de todos los derechos y beneficios de la Revolución. Incluso  los familiares de los militares que murieron en combate contra los revolucionarios. Ese principio lo expresó Fidel desde el 16 de octubre de 1953, ante el tribunal que lo juzgaba por los hechos del 26 de julio de ese año.

Así afirmó  Fidel: “Cuando Cuba sea libre, debe respetar, amparar y ayudar también a las mujeres y los hijos de los valientes que cayeron frente a nosotros. Ellos son inocentes de las desgracias de Cuba, ellos son otras tantas  víctimas de esta nefasta situación”. Y eso ha sido totalmente cumplido. Si el hijo de Bonifacio Haza viviese en Cuba, seguro no sería una excepción. Y sería, por lo menos, mejor violinista.

Nada, que el presidente yanqui sigue la tradición de sus antecesores, en su manía de fabricar “héroes”  cubanos, de escoger las peores materias primas. Bonifacio Haza es un claro ejemplo de ese fracaso.

No es toda la historia de este personaje, pero en algo se ayuda a conocerlo tal como fue.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s